Hoy en día cada vez tenemos más claro
que la inteligencia emocional es
fundamental para conseguir nuestro propio bienestar, nuestra propia felicidad,
tanto a nivel profesional como en el ámbito personal, pero, ¿qué es eso de la
inteligencia emocional?, este término mezcla dos aspectos claves en las
personas; uno la inteligencia, como aquella capacidad que tenemos para
buscar las mejores opciones en la búsqueda de una solución, y el otro es lo emocional,
todo lo relativo con las emociones (ira, rabia, alegría, etc…), las respuestas
emocionales psíquico fisiológico que hacemos uso frente a estímulos externos.
Daniel Goleman, psicólogo y escritor, es considerado uno de los padres de este
término que popularizó.

Llegados a este punto nos podemos hacer la siguiente
pregunta; ¿Sé utilizar mi inteligencia emocional?, tanto si la respuesta es SI
o No, voy a sugerir una serie de aspectos para identificar si la posees o no y
los aspectos a mejorar para conseguir un buen uso de la misma.

Uso correcto
del lenguaje emocional
. Este aspecto es fundamental para hacer un buen uso de esta
inteligencia emocional, saber describir nuestro estado emocional de una manera
correcta, precisa y específica nos permite diferenciarnos, es decir, no es lo
mismo decir que estás mal de manera general que concretar que debido a algún
acontecimiento externo hoy te sientes descontento/a, desilusionado/a, etc… Lo
mismo ocurre con las personas que nos rodean, en el ámbito del trabajo tan
importante son las palabras de tus colaboradores como el lenguaje no verbal, el
poder identificarlos, compartirlos con ellos les proporcionará un gran grado de
valoración por tu parte así como que potenciará los vínculos afectivos en el
equipo.

Conocerte a ti
mismo y al resto de personas de tu entorno
. Es fundamental conocerte a ti
mismo, saber tus fortalezas y debilidades, aquellos aspectos que debes de
mejorar y aquellos en los que eres realmente excepcional, que seguro que los
hay. Una actitud emocionalmente inteligente es aquella en la cual puedes
identificar estos aspectos y tomar acciones para mejorar, corregir, eliminar,
etc… Respecto a las personas que te rodean no deja de tener la misma
importancia que acabas de tener contigo mismo, fundamental el observar (no solo
mirar) para poder ser capaz de interpretar los sentimientos, intenciones y
motivaciones de los demás. Cuando hagas uso de esta capacidad ten por seguro
que estás utilizando esa inteligencia emocional.

Practicando la
tolerancia
. Las
personas que utilizan la inteligencia emocional suelen ser personas tolerantes,
aceptan bien las críticas, las diferentes opiniones, practican la aceptación y
eso les permite crecer ellos mismos y hacer crecer a las personas que tienen a
su alrededor ya que son un modelo de comportamiento y actitud a imitar. Con
este comportamiento tolerante les permite acceder a cualquier objetivo,
situación, etc… por muy difícil que pueda resultar, esta apertura de mente les
permite trabajar en positivo y con una actitud saludable que repercute en doble
sentido, interior y exteriormente.

Dar antes que
recibir
. Quienes
practican la inteligencia emocional suelen dar y ayudar sin pedir nada a
cambio, de una manera altruista, la generosidad es una de las virtudes que les
hace grande y son objeto de admiración para el resto de personas de su entorno.
Gracias a ello se suelen caracterizar por construir una red de relaciones muy
estable y con alto grado de compromiso bidireccional ya sea en el ámbito
personal como en el profesional.

Espero que te hayas visto identificado/a en alguno de
los apartados anteriores, si es así me alegro mucho, pero, ya sabes siempre se
pueden mejorar. En el caso que no, todavía estás a tiempo de practicar tu
inteligencia emocional que estoy segura que está dentro de ti, solo hay que
mirar en tu interior y dejarla fluir, merece la pena, te lo aseguro.

Gracias por seguir leyéndome.

Recuerda, sonríe smiley